No tenemos sueños baratos…

¿Qué cutrez de sueños tendríamos si se pudieran medir con dinero?

Me resulta aterrador el anuncio… ¿Pueden tus sueños comprarse? ¿ponerles precio? No me lo creo.

Si vas al estante de cualquier almacén y puedes coger tu sueño… mira chaval, sal corriendo, porque te has equivocado de todas, todas.

¿Pero qué clase de sueño tienes?

Si puedes ir a comprártelo porque alguien lo pensó antes, lo fabricó y encima no te lo hace a tu exacta medida… Y aunque así fuera… Te lo han robado, tío, tu sueño ha de ser único, exclusivo, inigualable y tuyo.

En serio ¿vas a querer un sueño que tiene un precio marcado? ¿y encima caro?

Eres idiota. No te has enterado todavía de la película, vuelve al punto cero de partida, pero no desde el mostrador de las palomitas, no, desde que miraste la cartelera.

¿Que para cumplir un sueño necesitas ***?

Eso no es un sueño, eso es algo material, eso es algo que se puede hacer realidad, algo que podría vivirse, algo que puede imaginarse y que incluso fantaseamos con cómo podríamos sentirlo. Es algo casi real, posible. No, lo que “tú podrías si tuvieses” no es un sueño, no.

Los sueños no se cumplen, se va tras ellos. Los sueños marcan el camino, te dan la mano cuando tropiezas, te secan la frente del esfuerzo, te endulzan el café amargo. Pero ni los atrapas, ni te los puedes adelantar antes que lleguen, ni lo saboreas del todo.

Caros, baratos, producidos, apresables… ¿Qué mierda de sueños son esos? Yo no aceptaría a ninguno que viniera envuelto en papel celofán y con el código de barras impreso. ¿Con ticket regalo? No, gracias.

¿Que cómo es un sueño? ¡Anda, despierta!

Para tener un sueño que merezca la pena has de estar muy consciente, con todos los sentidos atentos. Así que no se te ocurra abrir los ojos, escuchar lo de fuera ni tocar absolutamente nada. Y menos prestar atención a la memez del anuncio ése…

¿Que cómo vas a saber qué es un sueño?

Porque nunca lo vas a cumplir… Si lo haces, al tocarlo hacen: ¡chas! objetivo cumplido. Y dejan de ser sueños. Ya está, ya se cumplió, ya llegaste, ya lo realizaste, ya no es sueño. Será fantástico, divino, genial… pero ya no es un sueño.

¿Que si te quedarás sin sueños?

Pues claro, cuando te mueras, ya sea mientras vivas o cuando dejes de existir. En ese momento en que ya no tengas sueños, morirás. ¿No sabías que el hombre necesita ante todo descansar y soñar? Pues eso, cuando dejas de soñar, te mueres. Y en verdad ¿para qué querrías seguir viviendo si no es para avanzar, para ilusionarte, para que lata fuerte el corazón y se debilite la mano al tacto?

¿Que te diga uno de mis sueños?

¿Y si te digo que mi sueño eres tú?

Comentarios

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.