Y a eso también

Y yo que soy de costumbres… De mirarte el cuello, acompañarte mientras te quitas los zapatos y relamer la espera…

Tengo mis pequeños placeres culinarios. Además de saborear tu olor, me gusta desayunar en casa, comer fuera y cenar contigo.

No, no voy a hablar, no voy a decir una sola palabra nada más despertarme, ni tampoco si me invade la certeza de que me vas a rechazar.

Y si me pides que te siga al fin del mundo, te lo voy a negar. Sabes que el mundo para mí no tiene fin y si lo tuviera… me aterran las despedidas.

Y cuanto más pienso que me conozco, vas tú y me lo arrebatas.

Yo solo quiero jugar en nuestro recreo. Y a eso también.

Caminaba por la calle y el aire al mover mi falda me hizo darme la vuelta para ver si eras tú. Y te ríes…

Voy a tener que contarte una historia, así que no me detengas en la puerta para irme a la calle. Sin aventuras, no hay historias.

Guárdame un beso que ahora vengo. Y a eso también.

Comentarios

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies