No te necesito

No te necesito. Para nada en mi vida, no te necesito… pero te amo.

Puedo arreglármelas muy bien sin ti. Puedo respirar, dormir, llorar y reír… aunque te quiero sin fin.

No necesito que me veas, me beses o acaricies mi piel dispuesta. No necesito siquiera saber que estás ahí, puedes no estarlo… y sin embargo te amo.

Ya no me angustias, sé que me tengo. Soy una entera, indivisible, me basto y por eso me puedo entregar a ti… mas te quiero fueeerrrte y apretado.

Me puedo levantar sola. ¡Ah! y no preciso agujeros para caerme… Me tengo en sí y sin ti… no obstante te amo.

Ya no hay mordazas que me callen, ni puertas que me cierren, pestillos que impidan, ni sillas que dobleguen. Con mi mano hago puzzles con las estrellas. La noche me teme y el sol no me ciega. Si cierro los ojos sigue habiendo mundo. Si tú no estás… no importa, yo te quiero.

Así que no me completas, tienes suerte que puedes irte o quedarte, ni mirar atrás o hacia adelante. A pesar de ti… yo te quiero.

Que lo que yo llevo me pertenece, soy mi dueña. Tacaña y cierro puño clavando las uñas en la carne. Salvaje y natural y la extiendo para tocar y coger el manto de las cosechas a mi paso. Generosa y me doy por los rincones. No te regalo, podría tirarte… mas yo te amo.

No hay necesidad, no me sacias o me empachas. No voy a tomar más que lo justo, que es todo. No se mide, no se alcanza, no queda corto… cuando te amo.

En cada mí, yo te coloco. Pero soy yo, no tú quien maneja. No me arrastras, no me restas. Hay pasión, ternura y fiereza. ¿Qué hay de la necesidad? No te necesito ¡entérate! No dominas, no entras, no dispones, no me premias ni castigas. No eres culpable, responsable ni coator. Soy yo la que decide… la que decide que te quiero.

Una palabra mía me basta… Mi gesto te reafirma, mi corazón te embellece, mi cuerpo te ensalza. No te necesito… te adoro.

Ahora ya lo sabes, te he liberado. Ya no más tiranos, ni cuerdas, anillos, planes ni débitos. Desposeído de todo, desnudo ante mí… No valen castillos, armas ni carruajes. ¡Eso te lo cambio! Eres el más afortunado, al que no temen, no deben, no precisan, no requieren, aprietan, estrujan o sangran. Tan sólo aman.

No te necesito… así es como yo te amo.

Comentarios

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies