Y no la ve…

Ahí estaba ella, radiante, bajo un sol que aumentaba esa sensación. Tenía todos los colores exactos para dibujar alegrías, las formas adecuadas para adaptarse al juego y los sonidos que armonizan con la paz.

No solo estaba de frente, estaba mirándole en esa dirección. Sonreía hacia él, sus brazos tenían la postura de incitar a ir.

No es que fuera la única, ni la mejor, era la que estaba delante de sus pasos, en medio justo de su camino y tenía los colores… Ella tenía todos los colores.

Y él alzó la vista y… le dolían los pies. Abajo sus zapatos oscuros se fundían con el asfalto. Y caminaba mirando al suelo. Era difícil que contemplara su gama y variedad.

Ella permanecía bajo esa lluvia de posibilidades. Era preciosa, no solo por ella, era preciosa porque ese era justo el momento en el que se embellecen las cosas, el aquí y el ahora.

Y él alzó la vista y… ¡ay! su dolor no le dejaba. Le pareció distinguir destellos, chispas… Pero el dolor de sus pies le impedía prestar atención.

Y ella con su risa intensificó aún más los colores. Su primavera brotaba y fundía cualquier hielo. Su rojo se rompía y los blancos, traviesos, se exponían joviales al viento.

¡Y ella lo comprobó! él alzó la vista, él iba a ir hacia ella y… le dolían tanto los pies…

A ella no le faltaba ni el verde de la ensalada, ni el granate de un beso apretado, ni el amarillo muero de ilusión; tenía todos los colores. Cualquiera podía apreciarlo, a simple vista, o escarbando en los secretos.

Y él… a él le hubieran encantado sus colores. Pero no podía verla, cada dos por tres su mirada bajaba. Le dolía tanto…

Y en un ir y venir y en un deambular y no ver, los colores pasaron de largo. Ella sigue siendo preciosa, aunque él no la ve.

Aquí lo puedes escuchar

Comentarios

Comentario

2 comments

  1. Ese es el problema, mirar sin ver, incluso cuando sientes que tu atención deriva a otro punto que no eres tú. Entrañable, como siempre. Gracias.

  2. Laura Segovia

    Gracias, gracias por mirar y gracias por ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies