Esencias

Me encuentro mezclando mis recuerdos cual alquimista, absorto en sus descubrimientos.

Y un poco de ternura aquí, y una pizca de chispa traviesa allá.

Hay quien se condimenta con sales y flores de Bach, y se curan de males, se sanan de dolores y se sobreponen de golpes vitales. ¡Qué bonita metáfora comerse las entrañas y los frutos de la Tierra Madre!

Me asaltan los fantasmas con todos sus besos tímidos y sus cálidas sonrisas. Pupilas curiosas que indagan discretamente en los estados de ánimo. Actitudes que quieren ser fuertes y directas y sin embargo caen delicadamente en el gran apartado de la elegancia.

Miro el pequeño, grande, brillante y suave envase, de finas arrugas esculpidas a base de vida y allí inspiro su esencia: abedul.

Dícese: remedio de muchos males. Aporta tranquilidad y paz.

Allí en mi solitaria estancia repleta de letras se evaporan las esencias creando nuevas fragancias. Extractos del Universo, trocitos de almas.

Comentarios

Comentario

2 comments

  1. Barro y ceniza,
    tinta, papel,
    un vaso alto,
    una flor.
    Una pared y un espejo,
    Un minuto en el reloj.
    Tu sonrisa, como lluvia
    en el cristal,
    dándole al día su luz.

  2. Laura Segovia

    Gracias, complementa mi idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies