Declinar-te

Impertinente ¿para qué te metiste? ¿Acaso te llamó mi orgullo?

Debiste dejarlo correr. No venir a la ocasión deseada pero no incitada.

Como quien entreabre la ventana con cuidado de dejar sólo espacio para el viento suave y el aire renovado, te colaste.

No te lo sabes. Entras envuelto de ligera seda pisando fuerte a tu alrededor y dejando golpes de tu simple contacto.

Quizá intestaste camuflarte en los colores del entorno, mas encendiste el foco a mil watios y tu silueta resaltaba sobre todo lo demás.

Allí donde yo alcanzaba dejabas tus pistas bien visibles.

La música de fondo se mezcló con tu risa y se creó una estruendosa cadencia.

—Soy suave —me marcabas en mi cuerpo.

—Soy silencioso —aullabas a mi melodía.

—Soy apagado —cegabas en mis sueños.

—Soy tu complemento —me empujabas a distancia.

TÚ me colmas. ConTIgo estaría la eternidad de un momento. Pero jamás conseguiré que la costumbre TE acostumbre a mí.

Hasta que, desbordada, con pena, sin fuerza, cerré la ventana… Y entonces, ni sombra, ni eco, ni brisa, ni recuerdo.

Así conseguí declinar-te.

Comentarios

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies