Crónica de una novela

¿Qué significa crecer?

Ser más alto. Cierto… Tener más perspectiva, mirar al mundo más de igual a igual. Estirar la mano y coger los frutos. Avanzar con paso más largo, pese al mismo esfuerzo. Inclinarse ante la grandeza de una flor. Sentir más corrientes de aire a tu alrededor. Cambiar de traje porque se hizo pequeño: desnudarse y volver a vestir.   Engrandecer …

Read More »

Mi querido amuleto

En la palma de la mano guardaba y cuidaba de mi preciado hallazgo. Maravilloso contemplar aquello que a su contacto aplaca tempestades. Aquello que besa las púas, que lima las garras, que mesa el cabello, que destapa al alma. Como brisa que alivia escozores y sol que blanquea rincones, como agua indispensable. ¡Qué grato encuentro! Me invade una paz, una …

Read More »

Y a eso también

Y yo que soy de costumbres… De mirarte el cuello, acompañarte mientras te quitas los zapatos y relamer la espera… Tengo mis pequeños placeres culinarios. Además de saborear tu olor, me gusta desayunar en casa, comer fuera y cenar contigo. No, no voy a hablar, no voy a decir una sola palabra nada más despertarme, ni tampoco si me invade la certeza de que …

Read More »

Señoras y señores, con ustedes: el miedo

No le he perdido miedo al miedo… todavía me puede, me frena, me saluda, se me burla… No, no le he perdido miedo al dolor, sufrimiento, felicidad, éxito… Pero sí le he restado poder, le he perdido un poco el respeto. Él mismo me ha llevado a esa situación. Si le tuerzo sus planes, lo siento, no haberme encarado tantas …

Read More »

El reencuentro

Allí me la encontré. Siempre estaba allí. No se movía más que hacia delante. Y no, moverse hacia delante no es avanzar. Las olas lo hacen constantemente y el mar se contiene en el mismo lugar, se machaca en su inalterable permanencia. Le quería decir a la chica que gritaba contra el viento a la orilla de la playa que …

Read More »

Tú mismo

Maldito el tiempo que olvidaste tejer tu manto, sembrar en los campos que habitaste y lavar el llanto. Endurecido te encuentro, viejo, sometido y al dolor acostumbrado. Ahora me imploras una muerte dulce, rauda y honorable. No te esfuerces, carezco de compasión, soy una enfermedad divina, soy tu soledad y haré de tu medicina. Indiferente me es la duración, la intensidad …

Read More »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz clic en el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies